miércoles, 19 de abril de 2017

"La suma de los días" de Isabel Allende




"La suma de los días, penas y alegrías compartidas, ya eran nuestro destino".

Con esta frase, que engloba el título de la novela, acaba Isabel Allende una historia sobre su vida y la de su particular familia en California.

En ella se abre 'en canal' como:
-Madre de Paula, fallecida de la enfermedad porfiria a los 28 años de edad y cuyas cenizas se encuentran en un bosque de secuoyas, y que todos llaman "El bosque de Paula" porque creen que su espíritu permanece allí.
Isabel habla
con desgarro de una negligencia médica y de un corte de electricidad que afectó a la máquina de oxígeno de Paula, confesando que lo último que le dijo antes de caer en coma fue que andaba buscando a Dios y no lo encontraba.
Ella rogó morir en vez de Paula, hasta el punto de enfermar, pero entendió que morir es muy difícil y, tiempo después de su partida, aún supone que el dolor acumulado durante el largo año de su agonía, está "agazapado en la casa". La tristeza nunca se va del todo, "se queda bajo la piel", dice.

-Madre de Nico, su tímido varón con el que mantiene una estrecha complicidad, no exenta de altos y bajos por intentar conservar amistad con su primera mujer, Celia. No sabían manejar la situación hasta que, un buen día, mediante el diálogo, consiguieron superarlo. Con ambos, Paula y Nico, salió de Chile durante la dictadura militar en la década de los setenta.

-Abuela de un montón de nietos, afirmando que cada día que pasaba sin verlos "era un día fúnebre". 

-Esposa de Willie Gordon con quien está casada en segundas nupcias. Dice que este abogado le transmite seguridad, tranquilidad y ternura, que percibe su presencia como el aire que se siente, que con él alcanzó el estado de 'perfecta invisibilidad' que da la convivencia y con quien anduvo -en palabras suyas- "un camino largo y abrupto, tropezando, cayendo, volviendo a levantarse juntos, pero sin traicionarse jamás". Afirma querererle, día a día, sin cuestionar qué clase de amor es ni cómo concluirá porque hasta en las peleas que han tenido le trató con nobleza. 
Él, por su parte, dice que ella era su alma, que la había esperado y buscado durante los primeros cincuenta años de su vida.

-Amiga de Tabra y Pía. La primera lo fue desde el momento de llegar a California; con la segunda considera que tiene una amistad "de la claridad del diamante".

-Suegra de Ernesto, el que fuera marido de su hija, con el que sigue manteniendo un exquisito trato, así como con su nueva esposa, Giulia, que tuvo la inteligencia de "adoptar" a Paula como amiga en vez de competir con su recuerdo.

-Suegra de Lori, segunda mujer de su hijo Nico, por la que siente verdadera adoración, pues tras intentar Lori infructuosamente tener hijos, decide arrancarse de raíz la ansiedad de ser madre para poder seguir viviendo con su marido, ejerciendo de madre 'postiza' (como ella dice) de los hijos de él. 

-También aparece Isabel como la hija que está pendiente de su madre y de su pareja, el tío Ramón (ambos viviendo los descuentos, en palabras suyas). Cuenta que escribía a su madre cartas a mano en los aviones  para contarle sus aventuras si bien, al leer las cartas una década más tarde, parece como si todo le hubiera ocurrido a otra persona.

En definitiva, Isabel Allende se nos revela como la consagrada escritora que es, contando alguno de sus rituales a la hora de escribir un libro y calificando esta aventura de "grave, tanto como enamorarse, un impulso alocado que exige dedicación fanática". 

Como he empezado diciendo, se abre en canal de la misma forma en que abierta está su casa a todas esas personas y a algunas más, a las que describe en el libro situándolas en el contexto y momento oportunos, y narrando divertidas anécdotas y confidencias que les conciernen.

Yo no he leído "Paula" ni "La Casa de los Espíritus", pero se trata de la familia de la que ya habló en estos libros y ello no ha sido impedimento para que disfrutara de esta lectura.


A medida que avanza la novela vamos descubriendo a la autora como una mujer independiente, imaginativa, dominante, valiente, generosa, exigente consigo misma (llega a decir que a su lado "siempre hay un invisible e implacable capataz, látigo en mano, criticándola y dándole órdenes"), preocupada por todos dado su miedo a perderlos tras lo sucedido con Paula. 

Mujer dotada de un afán de protección extraordinario y un inconmensurable deseo de mantenerlos unidos, incluso a aquéllos que ya tienen sus vidas rehechas.

Todos forman lo que ella llama, su “tribu”: personas allegadas con ideologías y costumbres distintas, entre los cuales aparecen situaciones variopintas (homosexualidad, drogadicción, infidelidad y divorcios), y en la que todos ocupan su lugar, siendo ella la "matriarca". 

En esta novela, que se podría considerar más bien una larga carta relatada en segunda persona, le va contando a su hija Paula, lo que les ha ido sucediendo a todos y cada uno de ellos desde que ella murió. 
Como ella misma dice "sigue arando el suelo duro de los recuerdos para escribir esta memoria", pero también sabe hacer gala de un ocurrente sentido del humor, sobre todo respecto a ella misma
A propósito de ello, cuenta como Paula se reía de ella porque las mujeres bonitas de sus libros morían siempre antes de la página sesenta, y su hija le decía que era por pura envidia, a lo que ella le daba la razón pues cree que las mujeres demasiado bellas tienen la "ruta pavimentada por el deseo de los hombres". 

Afirma haber mandado el manuscrito a quienes aparecen mencionados por si querían revisar lo escrito, y todos (excepto una o dos personas) dieron su visto bueno.


Uno de los pasajes que más me gustó es aquel en el que cuenta cómo fue seleccionada para representar a América Latina en los Juegos Olímpicos de Invierno del 2006, lo que le permitió trabar relación con personajes de la talla de Sofía Loren, de la que me llamó la atención un secreto que tiene y que rememora en el libro: mantener una buena postura y "no hacer ruídos de vieja", entre otros: "nada de quejarse, gruñir, toser, resoplar, hablar sola...".  
También me resultó interesante la alusión que hace a una mujer que conoció, Wangari Maathai, que trabaja con otras mujeres en aldeas africanas y que ha plantado más de treinta millones de árboles, ¡treinta millones! se dice pronto...

Frases como:
-"Dar hasta que duela",
-"La urgencia es inseparable del amor",
-"No hacer daño jamás y hacer el bien cuando se pueda",
-"Los demás tienen más miedo que tú" (-que se repite cuando se enfrenta a algún asunto que le parece temible-),
-"Todas las vidas pueden contarse como una novela",
son para mí suficiente aval con el que comprobar el talante de Isabel Allende, para quien todo es personal, pues se confiesa responsable de los sentimientos ajenos. 

Cree que, a veces, es mas difícil mostrar afecto que rencor, opina que la alegría es sospechosa, que no hay nada más aburrido que escuchar sueños ajenos (por eso los psicólogos cobran caro, dice) y que la vida no es una foto en que uno ordena las cosas para que se vean bien, sino un "proceso desordenado, rápido y lleno de imprevistos", y al final resulta que sólo hemos vivido aquéllo que podemos evocar.
Y estoy completamente de acuerdo con esta, para mí, genial escritora. Puede que me haya quedado un post largo, pero me parecían importantes todos los mensajes que ella ha querido transmitir en esta novela.

30 comentarios:

  1. Hola Chelo¡¡ Yo de esta autora he leído "La casa de los espíritus" e "Inés del alma mía" y me gustaron mucho, el de "Paula" lo tengo por casa pero es una historia tan triste que nunca he hecho el intento de leerlo. Este libro tiene muy buena pinta.

    Un besito y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo después de éste (creo que te gustará) y con todo lo que ha contado sobre ella en el mismo, estoy por leer "Paula".
      El otro que citas no lo conozco.
      Gracias por tu comentario, Clara.
      Un beso

      Eliminar
  2. Una grandísima autora como la copa de un pino. Y pensar que tiene muchos detractores... seguro que es porque nunca la leyeron. Este libro en particular no lo he leído pero si lo recomiendas tan bien, lo mínimo que puedo hacer es apuntarlo para darle una oportunidad en el futuro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice el dicho, que hablen aunque sea mal. Está claro que a todos no nos gustan ni los mismos autores ni los mismos géneros, Holden, aunque yo creo que, en general, Isabel Allende tiene más partidarios que detractores.
      Si le das esa oportunidad a "La suma de los días" ya me lo dirás.
      Un beso

      Eliminar
  3. Si que he leído la mayoría de las novelas publicada por Isabel, incluidas Paula y La casa de los espíritus pero esta que nos traes hoy no. Por cierto, te informo de que en junio hay nueva novela de Isabel :D
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la info, Marina ;-) Estaré a la expectativa del nuevo libro mientras leo "Paula", como le decía a Clara que voy a hacer.
      Besos

      Eliminar
  4. No he leído esta novela, si otras tres o cuatro, hace tiempo que no leo nada suyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya has leído más que yo de esta autora, Ester.
      Igual la primicia que nos avanza Marina también te anima a volver a leer algo de ella.
      Un beso

      Eliminar
  5. Tu entrada no se hace larga, Isabel Allende merece que te explayes con ella, es una gran autora de la cual he leído alguno de sus libros y me gusta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras, Conchi. Es lo que pensé al releer el post, pero no sabía por dónde cortar.
      Si te gusta la autora, ya somos dos, ¡o más!
      Un beso

      Eliminar
  6. Te ha quedado una magnífica entrada, Chelo, que he devorado con ganas. Dices que no has leído La casa de los espíritu. Ese yo sí y me gustó mucho; en cambio, Paula no quise. Le perdí el rastro a Isabel Allende tras otro libro que leí (ahora no lo recuerdo) pero este que reseñas me resulta muy apeticible. Lo tendré en cuenta. Un beso, Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas muy contenta con lo que dices respecto al post, ¡gracias Ángeles!
      Por lo que veo, "Paula" es un libro que algunas no os habéis hecho el ánimo de leer, y aunque no he leído "La casa de los espíritus" que a ti sí te gustó, presumo que éste también será de tu agrado.
      Un beso y gracias de nuevo por tus palabras.

      Eliminar
  7. Hola! Lo leí hace tiempo y aunque no es de mis favoritos de Isabel Allende como todo lo que ella escribe, me gustó! Excelente reseña!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bea. De momento creo que eres la única que ha leído éste. A mí me atraparon todas esas vivencias propias y extrañas, y la manera tan fluída de contarlas y entrelazarlas.
      Un beso

      Eliminar
  8. POR TU RESEÑA, SE NOTA QUE ELLA ESCRIBE EXCELENTE. GRACIAS POR LA RECOMENDACIÓN.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  9. hola! todo lo que escribe es bellisimo, gracias por compartir y saludosbuhos!

    ResponderEliminar
  10. Es una autora que no me tienta a leer su obra. Tuve en mis manos La casa de los espíritus y lo vendí sin leerlo.
    Tremendo desglose de la obra te hiciste.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Muy buena reseña Chelo, se nota que el libro te ha llegado.
    Yo sí leí Paula y allí fue como me enteré que la porfidia es una enfermedad, es un libro durísimo, en el que acabé llorando a mares, pero me pareció un precioso homenaje a la hija amada y terapéutico para la madre. Muy duro pero muy hermoso.
    Me ha gustado lo que has contado de ella, su manera de vivir sin estridencias.
    Espero leer este que hoy has reseñado y ya te comentaré.
    Un petó bonica

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡¡Hola!!!!
    Adoro La casa de los espíritus, me gusta mucho el realismo mágico y ella lo hace tan tan bien.
    Con Paula lo pasé fatal, uffff, y con Eva Luna disfruté. También leí UNa isla bajo el mar, algo muy distinto y que me gustó mucho, creo que es una autora muy versátil.

    Me lo apunto, de hecho espero que sea uno de mis regalos de cumple.
    Besos y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  13. Un libro precioso, que leí hace años, como todos los de esta autora, una de mis favoritas en lengua castellana. Te recomiendo la lectura de sus otras obras (yo las he leído todas), salvo, quizá, El juego de Ripper, que es una novela de acción pero muy alejada de su estilo personal y entrañable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué interesante. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    Soy nueva por tu blog^^
    Que ganas de leer a Isabel Allende.
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Después de leer tu magnifica reseña, solo se desprende de este libro una cosa, y es que un libro lleno de sentimientos, de vida, de modo que he tomado nota y haré lo imposible por hacerme con él. Muchas gracias Chelo. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
  17. He leído casi toda la obra de Isabel Allende y salvo los dos o tres últimos libros, todo me ha gustado (no he leído unos que tiene para niños y jóvenes).
    Ye recomiendo Paula y La casa de los espíritus, pero también Hija de la fortuna y Retrato en sepia.
    Curiosamente no he leído el que tratas aquí, pero tú reseña es tan buena que me han quedado muchas ganas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Tu entrada me encanta. En modo alguno la veo extensa, Allede es merecedora de cuanto bueno se diga sobre esta autora y tú lo has reseñado perfectamente. En tu blog se aprende de forma amena además. Gracias, preciosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. No solo no me ha parecido largo tu post, Chelo, sino que me he quedado con ganas de más :))
    Isabel Allende es una de mis autoras favoritas y he leído muchas cosas de ella, todas las cuales me han encantado. Conozco Paula y La Casa de los Espíritus, por lo que más ganas me dan aún de leer esta nueva novela que, confieso, no había oído ni mencionar. Desconecté un poco de su trayectoria cuando escribió algunos libros juveniles, ¡pero es hora de reencontrarme con ella!

    Has escrito una reseña magnífica, Chelo. Además de amena e interesante, resulta tan cálida, personal y inteligente como tú misma. Me ha gustado muchíiiiiimo :))

    ¡Un abrazo grande, guapa, y gracias por el regalo!

    ResponderEliminar
  20. me maravillas como interpretas lo que tus ojos leen
    aplausos para ti

    ResponderEliminar
  21. Pues yo soy a pesar de las últimas novelas de esta escritora una fan incondicional. Por desgracia, desde hace unos siete u ocho años lo que escribe está muy lejos de su nivel habitual. No sé qué le ha pasado.
    Este libro que nos traes a mí me gustó también mucho, pero los tiene mejores. Para mí 'La casa de los espíritus' es la mejor, luego iría 'Eva Luna', 'El plan infinito', 'Inés del alma mía', 'Mi país inventado' y por supuesto 'Paula'; aunque este último es durísimo y desgarrador, no apto para depresivos.
    Solo quería aclararte que en la actualidad ya no está casada con William Gordon, el protagonista, por cierto de 'El plan infinito'.
    No recordaba esa frase de "solo hemos vivido aquello que podemos evocar", pero es completamente cierta. La filosofía de vida de esta mujer es de las que dejan huella, de hecho yo repito una frase de 'Eva Luna' muy a menudo porque me parece ideal: La gente cuando realmente se muere es cuando se la olvida.
    Genial reseña, Chelo. Me alegra ver que has disfrutado con esta genial escritora (actualmente de capa caída, qué se le va a hacer), a ver si te animas con otros títulos y nos deleitas con tus impresiones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Nada largo el post, para nada. Un placer leerte, Chelo.
    Al contrario que tú yo he leído La Casa de los Espíritus, que me gustó mucho, y no he leído esta, (ni ninguna otra novela).

    Tengo muchísima lectura atrasada, o la pondría, sí señora. Y a propósito: ¡Feliz Día del Libro! Besos


    ResponderEliminar
  23. Hola Chelo. Gracias por presentar a Isabel. Me ha resultado muy interesante, síii, ya sé que dirás pero si es una reseña de su libro... con esta manera tuya tan personal, destacas lo que te llega y una gran parte de esas impresiones serían lo que yo misma hubiera escrito, estoy casi segura de ello. Esas facetas de una novelista tan conocida, autobiográficas, con una pluma delicada y con tintes de recuerdo y una ausencia que no quiere dejarla libre. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥